Historia de la Música Electrónica (II Parte) Ron Hardy & Larry Levan

Proseguimos esta apasionante cita con los orígenes de la Música Electrónica. En esta ocasión, nos centraremos, principalmente, en las figuras de unos colosos de la Música, llamados Ron Hardy & Larry Levan.

Los artistas que impulsarían la House Music, tomaron aquellos vinilos de disco y extrajeron a voluntad sus sonidos, conformando una nueva realidad musical que revolucionaría las pistas de todo el mundo. David Mancuso fue precursor del movimiento al crear (en 1970) las ilustres fiestas privadas en el mítico The Loft (New York), donde se accedía exclusivamente por invitación.

Una de las leyendas de la Música Electrónica fue el gran Ron Hardy. Persona sin igual, dejó imborrable huella entre los afortunados asistentes a sus espectáculos sonoros. Se dice que fue el primero en mantener una sesión con vinilos, mesa de mezclas y magnetófono de manera prolongada. Era quien de repetir un disco durante varias ocasiones a lo largo de la noche. Simplemente porque le apetecía. O de permitirse el lujo, por aquel entonces, de pinchar a +8 un tema de Stevie Wonder. Volvía loca a la pista. Comenzó su carrera en 1974, en un club gay de Chicago llamado Den One En 1977, Ron Hardy trabajó codo con codo junto a Franckie Knuckles en el mítico Warehouse, que cerró en 1982, siendo rebautizado posteriormente (por Robert Williams) como The Music Box.

Ron-Hardy-platos-mesa

 Ron Hardy fue una persona con graves problemas de adicción a la heroína, lo que conllevó su pronta retirada en 1.986. Es probable que su enfermedad alterase de tal modo el tempo de sus sets, que éstos, en ocasiones, iban exageradamente acelerados, debido a la percepción alterada del Disc-Jockey, el cual sentía la música como si fuese realmente más lenta. También poseía un don especial a la hora de sentir la energía de la música, algo que conseguía reflejar a su público. Mezclaba una amplia variedad de estilos: Disco, Italo Disco, New wave, Rock, y la verdad es que, técnicamente, aún siendo muy tosco, conseguía resultados que nadie obtenía. Poseía una magia especial a la hora de mezclar música.

 Un clubber de la época (Cedric Neal) nos narra fervientemente lo que recuerda de “Music Box”: “La primera vez que me encontré con fiestas de baile fue en el 82. Ese mismo año conocí Music Box“, dice. “Estábamos a conduciendo alrededor de la zona y nos preguntábamos por qué todas esas personas estaban ahí afuera, a la una de la mañana, y seguían hablando de ese chico: Ron Hardy. Entonces decidimos hacer cola como todo el mundo, y ese hecho de alguna forma me cambió la vida, porque era la primera vez que lo vi actuar ¡y era increíble!

Ron Hardy también cambiaría la percepción de una futura leyenda como Marshall Jefferson. En sus propias palabras, afirma: “”Yo ni siquiera estaba en la música de baile antes de ir a “Music Box”, dice riendo. “Estaba inmerso en la escena del rock and roll. Nos emborrachábamos y escuchábamos rock. No nos importaba nada  un carajo, éramos como ‘Disco Sucks!” Y todo eso. Yo odiaba la música de baile porque  no podía bailar. Pensé que la música de baile era un poco cobarde, hasta que oí el volumen de Music Box. ¡Vaya volumen! La forma en la que actuaba Ron Hardy era impresionante. Nunca había escuchado música a ese volumen desde entonces. Fue realmente increíble. Y en 15 años jamás he oído hablar de un solo club que estuviese cerca de ese volumen, y la verdad creo que eso no sucedió porque de lo contrario hubiesen tenido un montón de demandas por lesiones auditivas. Debido a que el sonido de Music Box era tan fuerte en cualquier lugar del club, no sólo en la pista de baile, en cualquier parte del club, el bajo te podía mover a ti físicamente”.

En palabras de Dj Pierre: “Me recomendaron ir al Music Box. Un amigo me llevó hasta allí y aluciné.  Escuché canciones de Larry Heard realizadas con cajas de ritmos y todo eso. Tenía la piel completamente de gallina y me decía a mí mismo ¡esto es una locura! La gente gritaba el nombre de Ron Hardy como nunca había oído en ninguna otra parte. Escuché anteriormente a otros djs, pero no les gritaban de esa manera. Era un espectáculo impresionante. Lo definiría con una palabra: energía”.

Ron Hardy pinchaba canciones como Talk TalkIt´s my life

la canción del “abc”

“Sweet Dreams”, de Eurythmics, era una de sus favoritas…

También este clásico del grupo británico “Visage”:

Hacía ediciones en vivo de canciones, las cuales eran profundamente repetitivas. Combinaciones de una inmensa energía con ritmos en clave de repetición. Ese era Ron Hardy.

Uno de los clásicos que no faltaba en Music Box era Eddie Kendricks – “Going Up In Smoke“. También solía poner algún tema de Nitzer Ebb.

Hasta tal punto Ron Hardy fue una figura crucial en la Música Electrónica, que Dj Pierre aseguró que si “Acid Tracks” no le entusiasmaba, sería el final del Acid. Por fortuna, le apasionó el tema y el resto es Historia. Con el transcurso del tiempo, Ron se inmiscuyó con mayor intensidad en el terreno fangoso de las sustancias. Poco a poco su fulgurante luz se fue apagando. En 1992 Ron Hardy falleció, casi en el completo anonimato. Ha sido el gran olvidado. No se celebraron conmemoraciones. De todas maneras, una impronta espiritual quedó impresa en el corazón de muchos afortunados, que pudieron vivir a su lado las eternas y mágicas noches que ofreció, con gran tesón, Ron Hardy.

Quedan para el recuerdo el serial de discos propulsados por Theo Parrish, “Ugly edits”, basados en edits del gran Ron Hardy, así como unos Bootlegs inéditos que aparecieron.

Larry-Levan-mezclando

  En un paraíso sonoro imaginativo sin precedentes, diversos estilos comenzaron a fraguarse sinérgicamente. La   Música Disco fue, inicialmente, sustentada por un público mayoritariamente de etnia negra y de tendencia gay, siendo un vehículo para adaptar el Rhythm & Blues a la pista de baile, desposeyéndolo de toda connotación racial. En 1971, Nicky Siano abre el club “The Gallery” en New York, influyendo en artistas del calibre de Loleatta Holloway, Grace JonesD.C. La Rue, Larry Levan o Frankie Knuckles 

The-Gallery-New-Vinyl-Order

El 26 de Abril de 1977, abre sus puertas en New York el mítico “Studio 54”, pieza fundamental del hedonismo de la época. Según se comenta, entrar en ese club no era tarea fácil; incluso la cantante Cher, en alguna ocasión fue víctima de los caprichos del dueño, Steve Rubell, quien no dudaba en ponerse en la puerta para decidir quién accedía. Tampoco pasaron el filtro personajes tan ilustres como Frank Sinatra, Woody Allen  o , aunque las crónicas apuntan a que sí eran asiduos al local.

Cher-Studio-54

 

No fue hasta la reproducción pública del éxito cinematográfico “Fiebre del Sábado Noche” (1977), con John Travolta como estrella fundamental, que la música disco se volvió popular. Paralelamente, el socio de Mel Cheren , Michael Brody, tuvo la idea de un nuevo modelo de club. En él, no habría distinción de razas o sexo;  en definitiva, se quería unificar a las personas en pos del sentimiento musical. Acababa de entrar en escena un peso pesado: Larry Levan.

Caracterizado por una pasión por la música sin igual, Larry Levan fue una figura que lanzó como nadie lo que hoy en día conocemos como Disc-Jockey. Según cuentan los que vivieron tan fascinante Historia, era capaz de parar la música durante decenas de minutos para proceder a limpiar los cristales de las bolas que tendían del techo del templo “Paradise Garage”. También es sabida su obsesión por la ubicación de los altavoces, los cuales eran colocados y recolocados hasta varias veces a lo largo de la noche. Le importaba cada detalle para que cada noche fuese mágica y diferente a la anterior. Él establecía las reglas, era todo un revolucionario visionario. Volvía loca a la gente. Podía manejar casi a su antojo a grupos de baile situados dentro de la discoteca. Su selección musical contenía piezas de Disco, Soul, Funk y cualquier base rítmica que se le ocurriese.

Paradise Garage  abrió en Enero de 1978, siendo el mejor local de New York. Tenía el mejor equipo de sonido y de luces, además de poseer una estética propia y, sobre todo, una filosofía que jamás ha tenido ningún otro club hasta la actualidad. Por muy extraño que nos parezca, allí no se vendía alcohol y todo el equipo de la sala estaba profundamente implicado en ella.

¡Larga vida a Ron Hardy & Larry Levan!


 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s