¿Existen privilegios por ser mujer en el mundo dj?

La Historia del ser humano es la lucha por la supervivencia. Desde tiempos inmemoriales, nos hemos desarrollado al amparo de nuestras condiciones biológicas, ambientales y sociales. Ya desde la época de Aristóteles se planteaban diferencias entre el hombre y la mujer: «La mujer es más pícara, menos simple, más impulsiva (…) más compasiva (…) más propensa a las lágrimas (…) más celosa, más quejosa, más apta para reprender y herir (…) más proclive al desaliento y menos esperanzada (…) más descarada y más mentirosa, más engañosa, con mejor memoria [y] (…) también más alerta, más apocada [y] más difícil de inducir a la acción» 

Aristóteles-Eurípides-mujer

Ya sea por malicia o ignorancia, en los inicios de nuestra Civilización el trato que recibían las mujeres era claramente injusto. De ahí que las proclamas acaecidas a lo largo de los siglos siempre hayan tenido una razón de ser evidente. En la actualidad, y más centrados en el fenómeno dj, los hechos avalan una menor presencia femenina en las cabinas de todo el mundo. Además, incluso como público también se percibe dicha carestía. No queda más remedio que admitir la superioridad numérica de los hombres en la Música Electrónica. Sin ir más lejos, en estos días me puse en contacto con varias academias de dj y en todas hubo idéntica respuesta: “La inmensa mayoría son hombres“.

¿Por qué sucede esto?

He de admitir que no tengo una respuesta definitiva para esta inquietante pregunta. Sois vosotras las que de manera sincera podréis aportar los motivos por los que vuestra presencia es inferior respecto de los hombres. Insto a antropólogos, sociólogos y a toda clase de profesionales centrados en el estudio de la mente y comportamientos humanos a que realicen estudios serios acerca de esta temática específica.

Pasado-Evolutivo-Álex-Pérez

De todos es sabido que los hombres y las mujeres perciben el mundo de una manera diferente. Ríos de tinta se han vertido desde tiempos pretéritos acerca de su falta de entendimiento. Desde hace varios años, y con mayor auge en la actualidad, aparecen numerosos estudios científicos en Internet, revistas, prensa, radio y televisión sobre esta temática. La sabiduría popular ha plasmado, con gran dosis de sentido del humor, las incomprensiones derivadas de una supina ignorancia de la arquitectura interna de hombres y mujeres. En nuestros días se están gestando grandes avances en el estudio de lo masculino y lo femenino. Todavía no tenemos las respuestas definitivas, aunque sí transitamos a pasos agigantados hacia el conocimiento real de la mente humana.

Primeramente, hablaremos de un factor de suma importancia: el Dimorfismo Sexual. Este se define como la variación en la fisonomía externa entre machos y hembras de una misma especie. Empieza desde el mismo momento de nuestra concepción, cuando el espermatozoide del padre se junta con el óvulo de la madre. Si tenemos dos cromosomas “x”, será mujer; si hay un cromosoma “x” y otro “y”, será un hombre. Este hecho trascendental va a condicionar el rol de cada ser humano de por vida. Cuando habitamos en el vientre de nuestra madre, la primera diferenciación serán los órganos sexuales. Las Gónadas, que son los aparatos reproductores que producen los Gametos, en el caso de la mujer se denominan Ovarios, y en el hombre, Testículos. Las gónadas potenciales pueden convertirse en ovarios o en testículos.

Los Conductos de Muller están presentes en los embriones de ambos sexos, aunque sólo en las mujeres se desarrollan en órganos reproductivos. Posteriormente, darán lugar a las Trompas de Falopio y a la Matriz. El Conducto de Wolff, en el varón, dará lugar al EpidídimoVesículas Seminales y al Conducto Deferente. En el embrión masculino se produce la Hormona Antimulleriana, promovida por la Proteína SRY, encargada de la formación de testículos y responsable de la inhibición de los ovarios, degradando los Conductos de Muller y manteniendo los de Wolff.

El gen SRY, el cual sintetiza la proteína SRY, hará que los hombres posean testículos y que se degeneren los Conductos de Muller. Una vez tengamos los órganos sexuales masculinos, se empezará a producir Testosterona. Sin la proteína SRY, las gónadas van a derivar en ovarios y los Conductos de Muller van a diferenciarse hacia las Trompas de Falopio, degradándose, pues, los Conductos de Wolff.

En las primeras semanas de gestación, a un nivel intrauterino, (alrededor de la semana quince) se producen los picos más altos de Testosterona en el hombre. Estos cambios anatómicos que genera la hormona perdurarán el resto de la vida. A los 12 o 13 años, al comienzo de la pubertad, la testosterona aumenta fuertemente, aunque no producirá cambios anatómicos y funcionales, sino que reactivará los órganos sexuales para que la persona pueda reproducirse (son cambios activacionales).

Los Estrógenos jamás pueden encargarse de la diferenciación entre sexo masculino y femenino, debido a que podrían producir toxicidad a la hora de llegar al cerebro. La Alfa-fetoproteína no permite el paso de los estrógenos a la Estructura hematoencefálica, impiendo que accedan al cerebro de manera directa. Cuando un bebé tiene testículos, la Testosterona (Hormona Lipofílica) viaja a través de la sangre, llegando al cerebro. Una vez allí, una enzima llamada Aromatasa lo convierte en estrógeno, activando las neuronas en el cerebro del niño, haciendo que finalmente sea un cerebro masculino.

En muchas ocasiones, diversos colectivos ponen el grito en el cielo acerca del condicionamiento que sufren los niños y las niñas para seleccionar, por ejemplo, sus juguetes. Se tiende a pensar que la Sociedad promueve dicha diferenciación, y que si los criásemos en un entorno “neutral”, eso no sucedería. En cambio, algunos estudios revelaron que los niños varones, desde los tres meses, por norma general prefieren un coche o un balón a una muñeca. Es importante resaltar que en esta clase de artículos siempre se tiende a generalizar, ya que de otro modo no habría un mínimo de base para establecer principios sólidos. Obviamente existen casos que contradicen determinados estudios. Niños que adoran jugar con muñecas y mujeres a las que les encanta jugar con camiones. La realidad es muy compleja. Una teoría podría ser que los niños percibiesen en un nivel genético a esos juguetes como una herramienta vigorosa, y por tanto fuesen seleccionados no por presión social, sino por un factor puramente biológico. En otro estudio, se demostró que las niñas con altos niveles de Andrógenos (hormonas masculinas) prefieren jugar con coches. Un sorprendente experimento con monos reveló que los machos elegían los coches y las hembras las muñecas, eliminando, de esta manera, cualquier factor social.

La Biología, posiblemente, nos ha diseñado para preferir objetos diferentes.

Sex differences in response to children’s toys in nonhuman primates (Cercopithecus aethiops sabaeus)
http://www.nemenmanlab.org/…/5/58/Alexander-etal-02.pdf

Preferences for ‘Gender-typed’ Toys in Boys and Girls Aged 9 to 32 Months
http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/icd.1986/abstract
Sex differences in rhesus monkey toy preferences parallel those of children
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2583786/

Alexander GM and Saenz J. 2012. Early androgens, activity levels and toy choices of children in the second year of life. Horm Behav. 2012 Sep;62(4):500-4

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22955184

Auyeaung B, Baron-Cohen S, Ashwin E, Knickmeyer R, et al. 2009. Fetal testosterone predicts sexually differentiated childhood behavior in girls and boys. Psychological Science 20(2): 144-148.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2778233/

Berenbaum SA and Hines M. 1992. Early androgens are related to childhood sex-typed toy preferences. Psychological Science 3:203-206.
http://journals.sagepub.com/…/j.1467-9280.1992.tb00028.x

Carter DB and Levy GD. 1988. Cognitive aspects of early sex-role development: the influence of gender schemas on preschoolers’ memories and preferences for sex-typed toys and activities. Child Development 59: 782-792.
http://psycnet.apa.org/record/1988-32353-001

Eisenberg N aqnd Wolchik SA. 1985. Parental socialization of young childrens’ play: A short-term longitudinal study. Child Development 56: 1506-1513.
http://psycnet.apa.org/record/1986-08834-001

Hines M. 2006. Prenatal testosterone and gender-related behavior. European Journal of Endocrinology 115: S115-S121.http://www.eje-online.org/content/155/suppl_1/S115.full
Lamminmäki A, Hines M, Kuiri-Hänninen T, Kilpeläinen L, Dunkel L, and Sankilampi U. 2012. Testosterone measured in infancy predicts subsequent sex-typed behavior in boys and in girls. Horm Behav. 61(4):611-6
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22373494

Low B. 1989. Cross-cultural patterns in the training of children: An evolutionary perspective. Journal of Comparative Psychology. 103(4): 311-319.
http://psycnet.apa.org/record/1990-09605-001

Lutchmaya S and Baron-Cohen S. 2002. Human sex differences in social and non-social looking preferences, at 12 months of age. Infant Behavior and Development 25(3): 319-325
https://pdfs.semanticscholar.org/…/e90a417960eaf3e57b40…
Kane EW. No way my boys are going to be like that! Gender and Society. 2006;20:149–176.
http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download…

Robinson CC and Morris JT. 1986. The gender-stereotyped nature of christmas toys received by 36-, 48-, and 60-month-old children: A comparison between nonrequested vs requested toys. Sex Roles 15: 21-32.
https://link.springer.com/article/10.1007/BF00287529

Sutton-Smith B and Rosenberg BG. 1963. Development of sex differences in play choices during preadolescence. Child Development 34: 199-126.
https://www.parentingscience.com/girl-toys-and-parenting…

Williams CL and Pleil KE. 2008. Toy story: Why do monkey and human males prefer trucks? Comment on “Sex differences in rhesus monkey toy preferences parallel those of children by Hassett, Siebert and Wallen.” Horm Behav 54(3): 335-358.
https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2755553/

Por supuesto, existen voces disidentes, con buenos argumentos. De todas formas, en este artículo NO se le otorga a la Biología un carácter 100% determinante (influyen más factores).

 “Para empezar, me parece un disparate tratar de analizar una cuestión como esta desde una perspectiva que no sea bio-psico-social. Quedarse solo con la parte bio supone un análisis parcial del tema; me parece un error defender que la elección diferencial de los juguetes por parte de niños y niñas se deba a un factor biológico innato. Desde el momento en el que un sujeto nace, es bombardeado constantemente por los estereotipos y roles de género que se “corresponden” con su sexo biológico; esto sucede desde el minuto 0 de vida e incluso antes, cuando los padres deciden comprarle el vestidito rosita a la niña y el mono azul al niño. La educación que reciben niños y niñas, por más que alguien se empeñe en decir lo contrario, es diferente; el tono de voz, los refuerzos desiguales ante las mismas conductas… Los estudios que afirman que la elección de juguetes tiene una base biológica e innata me parecen de cuestionable validez por diversos motivos; para empezar porque la ciencia siempre ha tenido una perspectiva androcentrica y occidentalista, y para continuar por la posible generalización a otros contextos culturales. Los bebés de semanas ya han sido expuestos a los estereotipos culturales vigentes en su sociedad, y a los refuerzos de sus padres; no hay que olvidar que en las primeras semanas de vida el cerebro es especialmente plástico y tiene una gran capacidad de aprendizaje. En este sentido me resulta difícilmente comprensible que se puedan hacer atribuciones meramente biológicas a hechos que, obviamente están mediados por más factores. Por otra parte estos estudios suelen contar con muestras reducidas, siempre de culturas occidentales, dónde, en general, se dan patrones educativos similares; quizás estaría bien hacer un estudio antropológico con otras culturas más matriarcales para comprobar si sucede lo mismo en estas.
Otros aspectos a tener en cuenta (puesto que no me he leído el estudio y Punset tampoco me parece el mejor divulgador científico) son más sobre el procedimiento que se llevó a cabo en el estudio; los niños estaban solos o acompañados? La actitud del experimentador puede sesgar los resultados; los juguetes se colocaban siempre en los mismos lugares o se disponían de manera aleatoria? Cuales estaban más accesibles? Cuál es la dominancia manual del/la niñx? Se hizo un seguimiento a largo plazo para comprobar que los participantes al crecer se identificaban con el sexo que se les había asignado al nacer?
En todo caso pienso que son las experiencias vitales (en las que tienen que incluirse necesariamente los factores psicológicos, sociales y culturales) las que provocas los cambies en la función y estructura cerebral.
En fin, que el dogma biologicista no me lo trago, está bien que se hagan estos estudios, pero hay que ser precavidos con las conclusiones que se derivan de ellos; no hay que olvidarse de que el conocimiento científico es algo dinámico y está bien cuestionarlo, así es como progresa la ciencia. Si no fuera de este modo todavía seguiríamos pensando que aquellos estudios sobre cociente intelectual que concluían que los negros son menos inteligentes que los blancos estaban en lo cierto”.

Otra importante diferencia se ubica en el Hipotálamo, concretamente en el Núcleo Preóptico, responsable, fundamentalmente, de funciones relacionadas con la reproducción. En el hombre se asocia con la búsqueda sexual (capacidad de reproducirse) y en la mujer con la conducta materna. En el hombre, el Núcleo Preóptico está más desarrollado, por tanto, no es de extrañar que la clásica búsqueda sexual masculina sea, por norma general, predominante.

En cuanto a factores netamente reproductivos, el macho es más violento que la hembra (se pelea con otros hombres para conquistarla). En cambio, las mujeres canalizan esa violencia cuando se trata de la defensa de sus crías. Diversos estudios han concluido que en casos de bulling, los hombres tienden a emplear la agresión física y las mujeres a aislar al sujeto, humillarlo en redes sociales, etc.

Una diferencia crucial se produce en el Sistema Límbico. Las mujeres tienen una mayor conexión entre la amígdala y la corteza (especialmente la Orbitofrontal), encargada de regular las emociones. Esto propicia que las mujeres puedan comprender mejor sus sentimientos, aunque también hace que sean más propensas a experimentar patologías como la depresión. En cambio, al hombre le cuesta mucho más comprender y expresar sus emociones, además de ser, de modo general, más impulsivo, gracias a que su Sistema Límbico trabaja con menor inhibición de la Corteza Frontal.

Otra diferencia importante habita en el Hipocampo, estructura fundamental para nuestra memoria y las relaciones visoespaciales (la habilidad de pensar el mundo en imágenes). Cuando se realizan este tipo de pruebas, en las que el sujeto debe imaginar cómo se comportará una figura en caso de variarla de posición, la mujer suele obtener peores resultados que el hombre.

Cuando le preguntamos a una mujer por cómo llegar a una calle, lo más seguro es que vaya haciendo una escala de imágenes que ella conoce (establecimientos, una heladería famosa, etc) y te dirija en base a ello; el hombre, por el contrario, establecerá una pauta más “cuadriculada” y directa, instándonos a que en nuestra mente hagamos nuestra propia ruta (de nuevo, no siempre es así).

El Experimento Acuático de Morris, realizado con la finalidad de estudiar la memoria espacial de los ratones, se demostró que los machos conseguían localizar más fácilmente una plataforma puesta por los científicos para que el animal pudiese descansar sobre ella. Además, los machos también eran más osados que las hembras, más impulsivos. La ratona, una vez que ya había identificado dónde estaba el preciado objeto, era más cautelosa y bordeaba el camino en vez de ir directamente, como hacía el macho.

En definitiva, los hombres y las mujeres tenemos capacidades diferentes para ubicar lugares.

En la corteza también hay importantes diferencias. La mujer tiene más desarrollada la Corteza Temporal, asociada a la capacidad lingüística. En cambio, los hombres la Parietal, relacionada con las capacidades matemáticas y el entendimiento de sistemas. Los hombres también tienen mayor desarrollo de la Corteza Occipital, encargada del procesamiento de imágenes; las mujeres, por otra parte, tienen mayor control sobre los impulsos gracias a una potenciación de su Corteza Prefrontal.

Está demostrado que las niñas entre 1 y 2 años tienen el doble de léxico que los niños. Manejan un número más grande de palabras. A medida que cumplen años, esta proporción se iguala, aunque en general se puede afirmar que las mujeres emiten tres veces más palabras por día que los hombres. Ellas hablan mucho, son muy comunicativas, de ahí que no nos extrañe que cuando dos amigas quedan, suelen hacerlo para hablar sobre diferentes temas. Los hombres lo hacen en menor medida. Las mujeres también tienen más capacidad para encontrar sutilezas en las palabras. En una discusión entre un hombre y una mujer, ella le dará mayor peso al contenido semántico que el hombre. Por ese motivo, en ocasiones se producen malentendidos en las parejas. Las mujeres, gracias a la buena conexión que tienen entre la Corteza Orbitofrontal y el Sistema Límbico, son notablemente empáticas respecto al varón.

El Cuerpo Calloso, la estructura que conecta el hemisferio derecho y el izquierdo, está más acrecentado en la mujer que en el hombre. Este importante dato quiere decir que ellas cuando escuchan palabras las interpretan desde ambos lados del cerebro. Los hombres tienen menor comunicación entre los dos hemisferios. Por ejemplo, Albert Einstein tenía dislexia, una alteración del lenguaje más común en hombres que en mujeres.

Las mujeres están programadas para la calidad. Un hombre puede tener sexo con una atractiva mujer una noche y a la siguiente noche con otra no tan atractiva. Las mujeres son mucho más selectivas, prefieren volverse a casa con las manos vacías  a regresar con un hombre que está por debajo de sus estándares. De nuevo, estamos generalizando. Que tú conozcas casos contrarios a la norma no significa que en una inmensa proporción de casos sea como aquí se indica. La Ciencia se rige por fenómenos recurrentes, y aunque no hay que desdeñar los casos aislados, son los predominantes los encargados de establecer patrones comunes, extrapolables al resto de individuos.

Las mujeres son las guardianas de la ¨puerta¨ Protegen al útero de esperma de prospectos no deseados.

Man-Female-Facebook

Evidentemente, la instantánea anterior varía en función de los atributos de cada persona. El Facebook de Cristiano Ronaldo podría estar 1000 veces más lleno de mensajes que el de una mujer atractiva desconocida. Existe una jerarquía que determina cuán en demanda estás. Nos guste o no, lo admitamos o no, la mujer a día de hoy suele estar más solicitada en términos generales que el hombre.

De hecho, un estudio que llevo barruntando durante varios años es el de exponer públicamente (en una calle transitada) a un hombre catalogado como muy atractivo, frente a una mujer con muy poco tirón a nivel físico. Ambos pararían a personas con la intención de tener sexo rápido, sin concesiones. ¿Quién creéis que ganaría? ¿El chico con rasgos arrebatadores o la chica poco agraciada? Tengo mis dudas…

Siguiendo con las diferencias entre hombre y mujer, el embarazo, parto y crianza son inversiones muy grandes para ellas, mientras que para el hombre no lo es tanto, es por ello que tienen grandes intereses en elegir la mejor opción posible. Prefieren calidad, no cantidad.

Los hombres se excitan y alcanzan orgasmo rápidamente, y una vez alcanzado, están listos para dormir por un cambio que se produce a nivel bioquímico, segregando Prolactina. Esta hormona nos hace sentir somnolientos. Las mujeres sin embargo sufren fluctuaciones de placer durante el coito, pero una vez que alcanzan su clímax, pueden continuar durante mucho tiempo y tener varios orgasmos.

Estas diferencias  propician que hombres y mujeres interaccionen con el mundo de forma tan distinta.

Man-Woman

Después de esta abrumadora manifestación informativa sobre nuestras principales diferencias, no resulta extraño albergar la posibilidad de que éstas intercedan en la carrera musical de los hombres y mujeres dj. Está demostrado que en el hombre tienen mayor peso las imágenes que en la mujer; por este motivo, la pornografía incide en partes del cerebro que lo conectan más.

¿Todavía crees que es lo mismo un hombre sin camiseta que una mujer enseñando los pechos? ¿de verdad?

Marika-Rossa

Es momento de preguntarnos, con total honestidad, si la debilidad de ciertos varones en materia de atracción sexual se convierte en privilegio potencial de toda mujer atractiva que se suba a una cabina.

  1. Porque recibir más me gusta en Facebook por el hecho de ser mujer, es un privilegio.

  2. Porque recibir más comentarios en las publicaciones de Instagram por el mero hecho de ser mujer, es un privilegio.

  3. Porque tener más actuaciones en clubs y festivales por los dos motivos anteriormente citados, es un privilegio.

No todas las mujeres ejercen dichos privilegios. Esta publicación quiere sacar a relucir que existen, ya que la línea de pensamiento actual omite toda esta información por el miedo al qué dirán.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s